top of page
Buscar
  • Foto del escritorCoach Georgie Cussin

Dime qué comes y te diré quien eres

Actualizado: 28 dic 2020

En nuestro mundo tan moderno y lleno de mercadotecnia fabulosa, un mundo en donde empresas como Little Caesars, Coca Cola, KFC, Krispy Kreme, Pringles, Sabritas o Bimbo son los amos y señores de (por no decir la canasta básica) nuestros antojos y nuestra dieta de por lo menos una vez a la semana; un mundo donde para saber qué comemos tomamos en cuenta la película que estamos viendo o nuestro “mood”, un mundo en donde para tener una cita perfecta, las alitas, boneless, nachos o tacos deben de estar presentes porque si no, no sería una cita perfecta con nuestra pareja o incluso creamos todo un ambiente alrededor de la comida para tener esa cita perfecta (no me mientas, pensaste inmediatamente en Netflix, cobijas, media luz, tu pareja, pizza, refresco, chocolate caliente, papitas y muchas chucherías más).


Es increíble que sitios que nunca creímos que fueran a tener éxito en canales tan virales como lo son Facebook, Pinterest o YouTube, la comida tiene un peso súper importante, digo sería mentira decir que ninguno de nosotros nos hemos creado una carpeta en Pinterest de postres, recetas o antojos; o que en Facebook paramos a ver un video de estas páginas que existen como por ejemplo “Wreckless eating” o “Tasty” y que incluso lo guardamos para algún día hacer esa receta en casa aunque ni siquiera sepamos cocinar.

Ya ni hablar de la situación en la que vivimos ahora, volver a pensar en todos los meses de contingencia en donde fue y sigue siendo importantísimo quedarse en casa y tenemos que encontrar actividades para divertirnos y si, una de ellas es cocinar. Si sabes hacer huevos con jamón ya crees que con verte todas las recetas de Tasty y hacerlas, terminando la contingencia podrás poner tu propio restaurante y serás mejor que Gordon Ramsey. Sin duda el 2020 nos ha dejado muchas cosas en las que tenemos que reflexionar ya que nos ha enseñado que existen enfermedades que no respetan tu género, tu edad ni tu estado de salud, pero una cosa es cierta, si no llevaste una vida sana durante toda tu vida, básicamente has firmado tu sentencia de muerte.


En todos mis blogs me has escuchado decir que, para ser mejores personas, que vivan mejor, que se sientan mejor y sean mejores tenemos que respetar y cuidar nuestros campos energéticos y te he mencionado muchas veces que si, la alimentación es uno de los primeros campos energéticos, pero ¿Qué demonios significan de verdad estos dichosos campos energéticos y de dónde vienen?

Te explico, hace años que los científicos, nutriólogos, doctores, coaches, psicólogos, terapeutas y toda esta gente que trabajamos para ayudar a las personas, comenzamos a trabajar en algo llamado neurociencias y ¿Qué son las neurociencias? Pues bueno, son una gama de ciencias enfocadas al sistema nervioso de cada ser humano, no solo en el aspecto médico no, más bien de ahí sale una amplia gama de interrogantes que llegan a recaer hasta en por qué decimos lo que decimos, cómo aprendemos, por qué aprendemos y cómo podemos ser mejores.


Pues bueno, después de muchos estudios en búsqueda de convertirnos en mejores seres humanos, todas esas personas que estudian neurociencias o trabajan con ellas llegaron a la conclusión de crear estos campos energéticos que, si bien no crean al humano perfecto, nos dan una guía de qué deberíamos estar haciendo para tratar de ser ese mejor ser humano.

Como me has leído ya muchas veces, existen varios tipos de campos energéticos que, tal como su nombre lo dice, te ayudan a ser una persona más energética, a rendir más y poder ser proactivo; digamos que están divididos en campos energéticos de supervivencia, entorno y crecimiento. Por ahora solo me enfocaré en el primer grupo que es la supervivencia.


Jürgen Klarić, quien es quien hasta ahora ha hecho más conciencia sobre el uso y la importancia de las neurociencias tiene una conferencia buenísima (la cual por cierto puedes encontrar en YouTube AQUÍ) que habla sobre estos campos energéticos haciendo mucho énfasis en el primer grupo, ya que si no tienes estos puntos controlados, perderías la cabeza (no literalmente obvio).

El dormir, respirar, comer y hacer ejercicio y la manera en que hacemos cada uno de estos puntos son claves para ser una persona más energética en muchos sentidos. Si no duermes bien, no traerás hambre, lo cual hará que no tengas ganas de hacer ejercicio y te olvides de tomarte 5 minutos para respirar y bueno, así es como empiezan todas las malas decisiones ¿Cierto?


Como te comenté hoy no me voy a centrar en los otros puntos, pero quiero que recuerdes que tal como dice Jürgen, existen muchos otros campos más de energía y si el primer grupo es interesante e indispensable, imagínate los demás.

Por eso mismo nombré el blog del día de hoy “Dime qué comes y te diré quien eres”. Porque dependiendo de lo que nos llevemos a la boca, afectará en nuestro día, semana, mes, año, vida…

Desde pequeños nuestras mamás nos enseñan a comer bien, nos hacen comer brócoli a la fuerza, o en el caso de la mía batallando 30 años sin logro alguno para que me coma unos nopales con huevo, nos dicen que la verdura es importante, que si no tomamos leche no tendremos huesos fuertes o que si no comemos zanahorias nos quedaremos ciegos a los 35 y cosas por el estilo. Pues, en fin, no todas las mamás son doctoras, neurólogas o súper científicas, pero la verdad es que no andan tan equivocadas y a aquellas que batallaron con nosotros desde pequeños y han logrado crear adultos sin diabetes, obesidad o hipertensión, felicidades.


El que esos adultos sin hipertensión, diabetes u obesidad crean que, porque están libre de todos estos problemas, los hace libres de comer lo que gusten porque igual hacen ejercicio, están muy equivocados. Lo que comemos no solo afecta nuestra salud física, sino también nuestra salud mental y como ya mencioné antes, nos roba energía.


“Si nos alimentáramos pensando que el que necesita comida es nuestro cerebro y no nuestro estómago, las cosas serían muy distintas”

¿Por qué? Pues porque si dejamos que nuestro estómago decida por nosotros qué comer, pues terminaremos comiendo puras chucherías que le quiten el hambre inmediatamente (¿Hambre? Cómete un Snickers… ¿Cierto?). y ¿por qué sucede esto? Pues porque en el momento en donde nos ruge la tripa y nos pide comida, nuestro cerebro deja de pensar como el órgano súper poderoso que es y nos pide azúcar, algo delicioso, algo que se nos antoje y si en ese momento ibas pasando por un Mc Donald’s pues bueno, triste y lamentable situación.


¿Qué pasaría si en lugar de tratar de alimentar a nuestro estómago alimentáramos a nuestro cerebro? Te lo pongo así de fácil, tu tienes un carro nuevo, por el cual luchaste mucho por conseguir, es el mejor carro del año, es hermoso, no tiene ningún defecto y lo acabas de sacar de la agencia (por si no lo sabes, un auto nuevo de agencia no viene con un tanque lleno de gasolina, solo la suficiente para dar una vuelta y cargar). Cuando sales de la agencia con tu hermosísimo auto, buscas la mejor gasolinera y luego elijes; previamente en la agencia te recomendaron que este auto requiere la gasolina Premium, entonces en la gasolinera ¿Qué gasolina elijes, la barata que puede dañar tu auto, que si bien es muy comercial le robará vida a tu motor, o la Premium que fue la recomendada por la agencia? Está de más decir que siempre escogerías la Premium. ENTONCES ¿Por qué sigues dándole a tu hermoso cuerpo que te transporta todos los días y hace todo por ti, alimentos baratos que le roban vida y solo te desgastan? Diría un amigo mío, ASI DE SENCILLO.


Ok, ok, estoy consciente de que a este punto sabes qué no debes de comer y que la comida chatarra hace daño, pero entonces ¿qué si comer y por qué?

Bueno aquí te dejo una lista de 10 alimentos que ayudan a mejorar tu alimentación y que a parte son buenos para alimentar a tu cerebro.


1. Brócoli y coles: Estas verduras ayudan a alimentar nuestro sistema nervioso debido a su alto contenido en vitamina K la cual ayuda a oxigenar e irrigar el cerebro y sobretodo ayudan en la parte cognitiva.



2. Arándanos, fresas, zarzamoras y frambuesas: Una bomba de antioxidantes que, si bien ayudan a evitar el envejecimiento físico, también el cerebral, no solo nos ayudan a mantener nuestro cuerpo joven, sino que ayudan muchísimo para mantener una buena memoria y conservar nuestra neuroplasticidad.




3. Pescado: Otro alimento que a parte de delicioso tiene un alto contenido de grasas saludables que ayudan al cerebro a mantenerse joven y evitar el su deterioro.




4. Frutos secos: La mejor forma de mantenerse enfocado y sobretodo a tener una buena atención. Los frutos secos como almendras o nueces de cualquier tipo son altos en proteínas, lo cual ayuda al funcionamiento correcto de nuestras neuronas.



5. Té verde: otro gran antioxidante que puedes llevar contigo a todas horas del día, el té verde ayuda no solo a la memoria, sino también a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y del sistema nervioso.



6. Cítricos y manzanas: También son antioxidantes que sin duda debes agregar a tu dieta diaria para alimentar tus funciones neuronales.




7. Cacao: No, no es lo mismo que el chocolate, aunque muchos utilizan el chocolate combinado con algún fruto seco para ayudar a la concentración, atención y funciones cognitivas. A parte de poder hacer snacks muy divertidos.




8. Aguacate: Por algo lo llaman oro verde, por su alto contenido en potasio, antioxidantes, vitamina E y grasas saludables el aguacate nos ayuda a tener un buen ritmo sanguíneo en nuestro cerebro, lo que básicamente ayuda y repercute en todas las áreas y sentidos.




9. Dátiles: a parte de deliciosos y altos en azúcares saludables, también nos ayudan en la concentración.



10. Avena: El mejor cereal para el cerebro, ya que lo llena de azúcares buenos y saludables, ahora que si a esto quieres agregar un poco de chía y quinoa, estaría más que perfecto.




Recuerda que una buena alimentación o el pensar en alimentar a nuestro cerebro aumenta nuestros niveles de energía, a parte de crear la consciencia de una vida más sana que no solo nos ayudará a no sufrir enfermedades como la diabetes o padecer de obesidad, al mismo tiempo nos ayuda a mantener nuestro sistema nervioso más sano y por ende, nos ayudará a poder hacer nuestras actividades diarias sin problema de sentirnos cansados y sobretodo menos irritados, molestos o incluso tristes.


Tu Coach, Georgie Cussín







41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page